viernes, 20 de diciembre de 2013

Mantenimiento impresoras

Las impresoras no necesitan un cuidado excesivo, pero sí que necesitan un cierto mantenimiento.

Por lo general debemos procurar que siempre esté limpia de polvo. Podemos utilizar un paño o una brochita para limpiarla, pero si acumula mucha suciedad, mejor utilizar alcohol siempre sobre un trapo, nunca directamente y secarla muy bien.

A continuación os explicamos el mantenimiento dependiendo del tipo de impresora:

 - Impresora de tinta o inkjet:

Este tipo de impresoras son las que se suelen utilizar en uso doméstico.
Son impresoras que si se utilizan habitualmente no necesitan un mantenimiento especial, el problema es cuando solo imprimimos de vez en cuando (este tipo de impresoras se suelen estropear por la falta de uso), ya que la tinta tiende a secarse en los inyectores.
Es aconsejable imprimir una vez por semana la plantilla que os ponemos para evitar que se seque la tinta. https://www.dropbox.com/s/mfti5vtb616bd2k/prueba%20impresion.png

Todas las impresoras suelen tener en las propiedades LIMPIEZA DE CABEZALES. Esta opción es bastante eficaz cuando la impresión no es correcta. La limpieza de cabezales consiste en aplicar tinta con presión superior a la utilizada normalmente. Esto nos puede limpiar unos inyectores algo bloqueados, pero el gasto de tinta al hacerlo es bastante alto, así que no debemos abusar de este sistema.

Al abrir la impresora, veremos que la cabeza de impresión se desplaza sobre una varilla metálica. Debemos evitar que en ésta se acumule suciedad, y sobre todo, que se reseque. Si utilizamos la impresora habitualmente, tarda bastante en resecarse, pero de no utilizarla se puede resecar e incluso oxidar. Podemos limpiarla con un trapo seco y a continuación aplicar grasa con base de grafito, nunca vaselinas. Esta grasa solo se debe aplicar si vemos que la varilla se encuentra muy seca e impide el desplazamiento suave del cabezal.




Impresoras láser: 

Las impresoras láser por lo general requieren menos mantenimiento que otros tipos de impresoras, pero este suele ser más difícil de realizar, por lo que ante fallos graves es preferible llevarlas al servicio técnico. 

Todas las impresoras se deben limpiar apagadas, pero en el caso concreto de la láser no sólo debemos asegurarnos de que están apagadas, sino también desconectadas de la red eléctrica. 

Dada la gran variedad de tipos de impresoras láser que hay en cuanto a la forma de colocación del tóner y de la unidad DRUM (tambor), lo que siempre hay que mantener lo más limpia posible la bandeja de entrada de papel y el resto de superficies. Y si surge algún problema como antes se ha comentado mejor llevarlo al servicio técnico.


Esperamos que os hayan servido estos "consejillos".

¡Hasta la próxima!









 
Publicar un comentario